Cláusula suelo: Cómo tributa en IRPF lo que te devuelve el banco

El Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo, ha introducido una nueva disposición adicional (la 45º) en la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF, relativa al régimen de tributación que resulta de aplicación a la devolución por parte de las entidades financieras a los clientes en calidad de consumidores en concepto de cantidades indebidamente pagadas por habérseles aplicado la cláusula hipotecaria de imposición de límite mínimo a la variación del tipo de interés, es decir, la famosa “cláusula suelo”.

 

Esta nueva disposición adicional cuadragésima quinta, con efectos desde el día 21 de enero de 2017 y ejercicios anteriores no prescritos, viene a decir básicamente lo siguiente:

 

  1. Las cantidades devueltas por la entidad financiera, así como sus correspondientes intereses indemnizatorios,  no forman parte de la Base Imponible del IRPF. Es decir, no hay que incluirlas en nuestra declaración de la renta, ni, por tanto, pagar tributo alguno por ellas.

 

Esto es importante, dado que antes de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 1/2017, la devolución de los intereses indemnizatorios era considerada como una ganancia patrimonial.

 

Pero esto no es del todo así, tal como explico a continuación:

 

  • Si las cantidades que nos devuelve el banco fueron incluidas en ejercicios anteriores en la base de deducción por inversión en vivienda habitual, o deducciones establecidas por la Comunidad Autónoma, y respecto a los cuales no se haya producido la prescripción del derecho de la Administración para realizar la comprobación correspondiente, perdemos, lógicamente, este derecho, y, en consecuencia, hay que sumar las cantidades que indebidamente nos deducimos en su momento (aunque sin saber entonces de su ilicitud) a la cuota líquida estatal y autonómica, devengada ésta en el ejercicio en que hubiera recaído sentencia, acuerdo o laudo arbitral.
  •  Si decidimos que el banco, en vez de darnos el dinero en mano, lo destine a disminuir el principal pendiente del préstamo, no habrá regularización alguna al respecto por deducción indebida por inversión en vivienda habitual.
  •  Si las cantidades devueltas fueron incluidas como gasto deducible por actividad económica o rendimiento del capital inmobiliario en ejercicios anteriores respecto de los que no hubiere prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación, se perderá la consideración del mismo como deducible, debiendo practicarse autoliquidación complementaria correspondiente a tales ejercicios, sin sanción, ni intereses de demora, ni recargo algunos en el plazo comprendido entre la fecha del acuerdo y la finalización del siguiente plazo de presentación de autoliquidación por este Impuesto.
Esta entrada fue publicada en IRPF y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>