Ley Beckham. Cómo queda el régimen de desplazados tras la reforma fiscal de 2014

La coloquialmente conocida como “Ley Beckham”, que en realidad consiste en un solo artículo de la Ley 35/2006, del IRPF, ha sufrido importantes modificaciones desde su origen. Expondré sus principales características actualizadas a fecha de 1 de enero de 2015, cuando entró en vigor su última reforma.

El artículo 93 de la Ley del IRPF, que regula el régimen fiscal especial aplicable a los trabajadores desplazados a territorio español (también denominados “impatriados”), nos viene a decir lo siguiente:

El trabajador que quiera beneficiarse del régimen fiscal de desplazados debe adquirir la residencia fiscal en España al trasladarse a territorio español. Esto le permitirá acogerse a la principal ventaja de dicho régimen: la tributación según el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR), aunque con ciertas especialidades, lo cual supone que tributará de la siguiente manera:

 

Hasta 600.000 euros                                               24 por ciento

 

Desde 600.000,01 euros                                     45 por ciento

 

Para optar a dicho régimen, hay que presentar en Hacienda el modelo 149. Una vez que ha optado por el régimen del artículo 93, podrá beneficiarse de éste durante el período impositivo en que viene a España y los cinco años siguientes. Llegado el periodo de presentación del IRPF, cumplirá con su obligación tributaria por medio del modelo 151, y no del modelo 1oo, como hacen los demás contribuyentes por ese impuesto.

 

Para poder acogerse a ese privilegio, debe cumplir unas condiciones:

 

  • Que no haya sido residente en España en los diez años previos al desplazamiento.

 

 

  • Que se desplace a España a causa de concertar un contrato de trabajo. Los deportistas profesionales, a diferencia de lo que venía ocurriendo desde el origen de la ley, ya no pueden beneficiarse de este régimen.

 

  • O que se desplace a España por convertirse en el administrador de una sociedad, si bien no pudiendo tratarse de una entidad vinculada.

 

  • Que los rendimientos que obtenga no se puedan considerar procedentes de un establecimiento permanente en España.

 

El hecho de optar por el régimen de desplazados supone que pueda tener la obligación de presentar el Impuesto sobre el Patrimonio, si bien solo por obligación real.

Es importante destacar que todos los rendimientos del trabajo que obtenga mientras esté acogido a este régimen, procedan de donde procedan, se considerarán obtenidos en España.

En lo que se refiere a las rentas del ahorro (dividendos, intereses, ganancias patrimoniales por transmisión de elementos patrimoniales), se les aplicarán los siguientes tipos:

Parte la base liquidable

Cuota íntegra

Resto base liquidable

Tipo aplicable

0

0

6.000

19

6.000,00

1.140

44.000

21

50.000,00

10.380

En adelante

23

 

Las retenciones sobre los rendimientos del trabajo serán del 24 por ciento. Ahora bien, si un mismo pagador abona al trabajador desplazado, a lo largo de un año, más de 600.000 euros, la retención será del 45 por ciento.

Dicho esto, es preciso reparar en el hecho de que pueden darse situaciones de doble imposición internacional, pues las rentas obtenidas fuera de España por el trabajador desplazado, si bien tributan en España, también pueden ser gravadas en el país donde las obtiene, por lo que en algunos casos la elección del régimen del artículo 93 puede resultar desaconsejable.

Esta entrada fue publicada en Declaraciones Fiscales, Desplazados, Impatriados, IRPF, No Residentes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>